La Ciudad del fuego

La Ciudad del fuego

La Ciudad del fuego

Kate Mosse

Edición en español

Planeta, 2019

Original: Burning Chambers

Pan Macmillan, 2018

Calificación: 4,3/5

Es una novela histórica entretenida, pero sobre todo, es una buena narración de suspenso y aventura. Un “pasapáginas” que se ecenifica en la Francia convulsa del siglo XVI durante las terribles guerras religiosas y políticas.

Con bastante precisión en los hechos y personajes históricos, la escritora inglesa logra sumergir al lector en una confusa trama que yuxtapone las persecuciones de los hugonotes por parte de los católicos, con un discurso femenino.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Juanita Casas

    La Ciudad del Fuego
    es una novela histórica narrada en dos voces, que se desarrolla en Francia durante el siglo XVI, época marcada por una intensa violencia religiosa entre católicos y hugonotes, en la que la lealtad a la corona estaba estrechamente ligada a la religión.
    La autora utiliza un lenguaje sencillo pero, en mi opinión, excesivo en descripciones para narrar una serie de sucesos que en principio parecen no guardar relación, pero que acaban integrándose para formar una gran historia. A través de personajes perfectamente caracterizados, el libro evidencia que en ambos “bandos” había personas buenas, deseosas de lograr una convivencia armónica y respetuosas de otras creencias, pero también personas intolerantes, corruptas, ambiciosas y malvadas, capaces de utilizar el nombre de Dios para justificar los crímenes más atroces y obtener beneficios individuales. Lamentablemente, es uno más entre tantos ejemplos en los que tal situación se repite a lo largo de la historia; los protagonistas y las ideologías que defienden cambian, pero el nombre de Dios se usa como escudo para para justificar lo injustificable.
    Me parece valioso el que la autora destaque el papel de la mujer, reconozaca su valentía, capacidad, liderazgo y decisión, en una época en que sus derechos eran aún muy vulnerables.
    Finalmente, la historia nos muestra que siempre hay jóvenes dispuestos a luchar por un mundo mejor, por el derecho a cambia y por la libertad, no importa cuál sea el costo. Y eso resulta francamente alentador.
    El libro es entretenido, la trama logra despertar y mantener el interés a lo largo de las páginas. Aunque las descripciones permiten situarse en la época y recrear claramente cómo era la vida en medio de una situación de zozobra permanente, en mi opinión se extiende de manera excesiva y restan fluidez a la lectura.
    El final del libro me pareció rebuscado, forzado y francamente decepcionante, esperaba algo más original; quedé con la sensación de haber leído un cuento que termina diciendo… “y todos vivieron muy felices” …

Deja una respuesta