Cien años de soledad

Cien años de soledad

Cien años de soledad

Gabriel García Márquez

1967

Uno de los grandes prodigios de García Márquez es su capacidad de adjetivar: noviazgo crepuscular, sudor pálido, remanso melódico, esquelas desatinadas, ritual taciturno, lucidez sobrenatural, rabia intestinal, vocación mesiánica…  son solo unos ejemplos de sustantivos que junto con sus adjetivos se convierten en una novela misma.

Acertó Carlos Fuentes cuando manifestó que Cien años de soledad era el «Quijote americano». En efecto, además de miles de similitudes entre las dos grandes obras, hay una, en particular, que me llama la atención: cada vez que uno la relee encuentra cosas nuevas. La historia de un pueblo, Mancondo, que no solo se constituye en eje del universo garciamarquiano, es el protagonista de la historia de una familia, de una nación y de un continente.

A partir de la soledad como temática principal el autor presenta, entre un juego narrativo que navega entre lo mítico y lo histórico, temas como el tiempo y su circularidad, la muerte, la culpa, los sueños, la memoria, la violencia, la memoria, el matrimonio, la familia, el colonialismo… y muchos más. Construye, además, un recurso lingüístico que se yuxtapone al ámbito económico, político y social.

 

 

Deja una respuesta

6 + 1 =