El libro de mi destino

El libro de mi destino

El libro de mi destino

Parinoush Saniee

Salamandra, 2014

Calificación 3,9/5

La autora iraní presenta a una narradora, Masumeh, que cuenta su vida desde su temprana adolescencia en Teherán en los años setenta, justo antes de la revolución. Se trata de una mujer que vive en el seno de una familia tradicional musulmana que ha reprimido sus ansias de conocimiento y la fuerza de su primer amor. Maltratada por sus hermanos fanáticos, casada a la fuerza con un revolucionario que, a pesar de respetarla, la ignora y sobrepone la revolución a su familia. Trabajadora, luchadora logra convertirse en el sostén económico de su familia, abandonada por unos ideales imposibles de lograr.

Es la típica narración de la mujer musulmana, cuyo único objetivo debería ser casarse y tener hijos, ser piadosa y sobre todo cuidar el honor de su padre, hermanos, esposo e hijos. Es la historia de todas las mujeres que a lo largo de la historia cargan con el peso del honor de los hombres; ellas son el objeto que transita y que resiste de manera pasiva la salvaguarda del honor masculino.

Si bien la trama está repleta de conocidos clichés que oponen oriente y occidente y la reiterada situación de las mujeres del mundo árabe; la autora logra dar ritmo a la narración, resaltar hechos históricos, la inequidad de la mujer y su propia objetivación, la hipocresía de la sociedad, el fanatismo religioso y la utopía de la revolución.

 

 

 

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Juanita Casas

    El libro de mi destino

    Se trata de una historia de amor y amistad que nos acerca a la vida y costumbres iraníes, en especial a la realidad de las mujeres, desde los años previos a la revolución de 1979 hasta la actualidad, una época de turbulencia y grandes cambios políticos. Nos muestra el peso que aún ejercen las tradiciones y la religión en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, en una cultura en la que las mujeres no son dueñas de su destino, en la que se desestiman sus sentimientos, deseos, ilusiones y opiniones, en la que no les valora ni se les permite florecer. Si bien nos permite una visión de la historia reciente de Irán y nos muestra la realidad actual de una parte de la población musulmana, me habría gustado que el tema se tratara de manera un poco más profunda. profunda.
    La historia es contada a través de los ojos imparciales de una mujer cuya vida transcurre en medio de muchas penurias y dificultades, que crece sometida a la voluntad de los hombres de su familia, es víctima de un matrimonio impuesto y está en constante lucha por sacar adelante a su familia. A través de ella, se da voz a infinidad de mujeres que son abusadas y sobreviven en condiciones de violencia, cuyas vidas corren peligro por atreverse a pedir un poco de justicia y respeto, por aspirar a ser tenidas en cuenta.

    La historia es fácil de leer, conmovedora y muy triste. Nos invita a reflexionar sobre el papel de mujer, su rol como madre, esposa y sostén de la familia, que es obligada a la renuncia sistemática de sus necesidades y deseos para satisfacer las de otros a su alrededor.
    Generó en mí un sentimiento de profunda indignación contra un sistema que en pleno siglo XXI y amparado principalmente en la religión, despojaba las mejores de su dignidad y las somete a un estado de indefensión, humillación y zozobra absolutamente inadmisible. La religión está tan arraigada que para las generaciones más jóvenes la “reputación” familiar aún está ligada al respeto a tradiciones ancestrales, el temor al “qué dirán” se impone sobre el amor y en nombre del “honor” se sacrifica la libertad. Supongo que el final, la historia no es otra cosa que el reflejo de la decisión que habría tomado una mujer iraní común ante una situación similar, generando un círculo del que no se ve fácil salir…

  2. Juanita Casas

    El libro de mi destino

    Se trata de una historia de amor y amistad que nos acerca a la vida y costumbres iraníes, en especial a la realidad de las mujeres, desde los años previos a la revolución de 1979 hasta la actualidad, una época de turbulencia y grandes cambios políticos. Nos muestra el peso que aún ejercen las tradiciones y la religión en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, en una cultura en la que las mujeres no son dueñas de su destino, en la que se desestiman sus sentimientos, deseos, ilusiones y opiniones, en la que no les valora ni se les permite florecer. Si bien nos permite una visión de la historia reciente de Irán y nos muestra la realidad actual de una parte de la población musulmana, me habría gustado que el tema se tratara de manera un poco más profunda.
    La historia es contada a través de los ojos imparciales de una mujer cuya vida transcurre en medio de muchas penurias y dificultades, que crece sometida a la voluntad de los hombres de su familia, es víctima de un matrimonio impuesto y está en constante lucha por sacar adelante a su familia. A través de ella, se da voz a infinidad de mujeres que son abusadas y sobreviven en condiciones de violencia, cuyas vidas corren peligro por atreverse a pedir un poco de justicia y respeto, por aspirar a ser tenidas en cuenta.

    La historia es fácil de leer, conmovedora y muy triste. Nos invita a reflexionar sobre el papel de mujer, su rol como madre, esposa y sostén de la familia, que es obligada renunciar sistemáticamente a sus necesidades y deseos para satisfacer las de otros a su alrededor.
    Generó en mí un sentimiento de profunda indignación contra un sistema que en pleno siglo XXI y amparado principalmente en la religión, despojaba las mejores de su dignidad y las somete a un estado de indefensión, humillación y zozobra absolutamente inadmisible. La religión está tan arraigada que para las generaciones más jóvenes la “reputación” familiar aún está ligada al respeto de la mujer a tradiciones ancestrales, el temor al “qué dirán” se impone sobre el amor y en nombre del “honor” se sacrifica la libertad. Supongo que el final, la historia no es otra cosa que el reflejo de la decisión que habría tomado una mujer iraní común ante una situación similar, generando un círculo del que no se ve fácil salir…

Deja una respuesta

82 − = 79